lunes, 20 de febrero de 2012

La princesa y el marine.

Dios, voy a llorar solo viendo el cartel, es tan chupi...

Las películas basadas en hechos reales suelen tener resultados muy diversos en la pantalla.

Entre las películas malas tenemos múltiples telefilmes (palabra que no comprendo muy bien, pero que asocio con chusco y hace que se ericen los pelos de la nuca los domingos por la tarde) que pueden provocar diferentes tipos de sopor.

Ahora bien, hay algunas de estas que merecen cárcel, este caso tiene muchos puntos para la perpetua infinita.
Entonces eres un marine americano, o es que acabas de hacer la comunión.


{Inicio- SPOLIER}

Una princesa del Emirato Árabe de Bahrein (vamos pariente lejanos de la familia real) conoce a un joven marine norteamericano (mormón para más inri) en un sucedáneo de centro comercial.
Entonces somos marines? y nos vamos de cine y tal... Pero donde se foll*# aqui?

Empiezan a quedar de una manera (que intenta ser) discreta, con sus amigos marines y tal (ya ves, 3 marines en un coche con una tía buena oculta entre sus piernas y no pasa nada, como la vida misma). Finalmente se enamoran (y se besan en el desierto...), pero la familia de ella es alertada por la policía secreta, prohibiéndole continuar la relación.

La princesa consigue huir del palacio sin que nadie se percate (porque ella es como los agentes secretos o la vigilancia es una mierda, no me quedo claro) y él la recoge para huir juntos a USA. Con papeles falsos, pidiendo asilo político y tal, vivieron felices para siempre. Fin.
Te voy a besar nena, aqui en mitad del desierto... y luego te llevare a tu casa que para algo soy un caballero y no estoy salido aunque sea un marine destinado muy lejos de casa....

{Fin- SPOLIER}

El actor Mark-Paul Gosselaar; conocido por la serie “Salvados por la campana”; hace el papel del marine que junto a la princesa árabe, parece mas High School Musical en el desierto que una historia de amor prohibido.

 Por supuesto todo el rollo de : los soldados americanos súper diplomáticos en oriente medio, súper idealizado “American Life” y la súper huida del país con la gorra de los Yankees… Me parece Súper.
Soy musulmana, mujer y estoy enamorada. Por que la vida es tan complicada en un pais musulman estricto... ahhh ya.

 No es que no sean creíbles; que no lo son, ninguno de los dos; es que tienen un aspecto tan… majo, saludable, tan Disney… que no dan el pego. En ningún momento hay tensión, está tan claro que no los van a pillar como que Tom nunca cogerá a Jerry.

El resto es historia (pero mala), secundarios planos (bueno la madre de la chica tiene algunos planos lloriqueando y todo eso), fotografía sobria sin entrar en nada real del país de Bahréin (mención especial centros comerciales y árboles gigantes en medio del desierto), ni nada por el estilo.
En que esta pensado el marine? eso mismo, en llevarla a casa.

 No quiero dejar de añadir eso de “basado en hechos reales”, ya que en la vida real después de casarse, vivir en las Vegas y de que el bueno del marine perdiera su puesto como soldado, a los 5 años se divorciaron y la princesita se abandono a la alegre vida nocturna de las Vegas mientras nuestro ex-marine tuvo que irse a vivir con una madrastra suya. 

No hay nada como un buen final Disney.
La pareja de la izquierda es la real y la de la derecha su homonima en el film. Y como todo buen final, lo mejor es contarlo despues en un reality con Ophra o similar.

6 comentarios:

  1. El cartel es total de Disney Kurodachi. <menos mal que esta no la he visto...

    ResponderEliminar
  2. anda a la concha de tu hermana

    ResponderEliminar
  3. Jodo, Anónimo, un comentario de lo más profundo y reflexivo, además, dando la cara, si señor... ojalá haya más gente como tú en el mundo...

    ResponderEliminar
  4. el si vale la pena ella no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena? no creo que los conozcas ni a él ni a ella. En cuanto a las suposiciones, no creo que ninguno de los dos sean una maravilla de persona.

      Eliminar